Understanding anti-depressant use in teens.

Los antidepresivos están entre los medicamentos más recetados para problemas de salud mental, tanto en adultos como en menores. Pero, ¿son seguros los antidepresivos para los niños?

La respuesta corta: los antidepresivos que han sido bien estudiados para niños y adolescentes son seguros cuando se toman según las indicaciones. Los efectos secundarios varían de un medicamento a otro, pero la mayoría son manejables con un ajuste de la dosis.

Todos los antidepresivos llevan un recuadro negro con una advertencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), de un mayor riesgo de conductas, sentimientos y pensamientos suicidas en personas menores de 25 años. Este efecto secundario es raro. Una revisión de estudios de 2019 no encontró suicidios en niños y adolescentes que tomaban antidepresivos.

Es importante tener en cuenta que la depresión y otros trastornos psiquiátricos no tratados, también son un factor de riesgo de suicidio.

Antidepresivos aprobados para niños

Los antidepresivos tienen un rango de uso más amplio en adultos que en niños. Los antidepresivos para niños solo obtienen la aprobación de la FDA para tratar un diagnóstico de:

Los médicos a menudo recetan antidepresivos junto con psicoterapia tradicional, como la terapia de conversación. Estos medicamentos ayudan a equilibrar la química y las señales cerebrales anormales o interrumpidas. Siete antidepresivos están aprobados por la FDA para niños y adolescentes, con requisitos específicos de edad, dosis e indicación. Incluyen:

  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o ISRS: escitalopram (Lexapro), fluoxetina (Prozac), fluvoxamina (Luvox) y sertralina (Zoloft)
  • Inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina: duloxetina (Cymbalta)
  • Antidepresivos tricíclicos: imipramina (Tofranil) y clomipramina (Anafranil)

La investigación ha encontrado que los ISRS combinados con terapia cognitiva conductual, son el camino más viable para mejorar los síntomas en niños y hacer que los trastornos de ansiedad y el TOC entren en remisión.

Qué esperar con los niños y los antidepresivos

El médico de su hijo le recetará una dosis inicial, que después de varias semanas puede aumentar según la tolerancia del menor, para lograr la máxima eficacia con los menos efectos secundarios.

Las señales físicas de que el medicamento está funcionando, como mejoría en el sueño, los niveles de energía y el apetito de su hijo, pueden tomar entre una y dos semanas. Según la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales, pueden pasar hasta ocho semanas antes de que cambie el estado de ánimo y nivel de actividad en los niños y adolescentes con depresión o ansiedad. Para ver una mejoría en los síntomas del TOC, pueden ser entre ocho y doce semanas.

Es posible que el primer antidepresivo que tome su hijo no sea el más adecuado. Pueden pasar varios meses antes de que los médicos encuentren el antidepresivo correcto en la dosis correcta. Por eso es importante monitorear a su hijo cuando comience a tomar un antidepresivo. Aunque es raro, es más probable que ocurran pensamientos y comportamientos suicidas en las primeras semanas de un tratamiento con antidepresivos, después de cambiar de antidepresivo o cuando se ajusta la dosis. Informe a su médico de inmediato si su hijo experimenta pensamientos o comportamientos suicidas.

Efectos secundarios comunes del Prozac y otros antidepresivos

Algunos de los efectos secundarios más comunes de los antidepresivos incluyen:

  • Dolor de cabeza
  • Náuseas o malestar estomacal
  • Diarrea
  • Boca seca
  • Aumento de la sudoración
  • Nerviosismo
  • Inquietud
  • Fatiga
  • Problemas de sueño

Otros efectos graves incluyen el síndrome de activación del comportamiento pediátrico: agitación severa, hiperactividad, impulsividad o posiblemente manía. Los niños pequeños son más propensos a experimentar estos síntomas que los adolescentes.

Los efectos secundarios generalmente mejoran una semana o dos después de tomar el medicamento por primera vez. Si continúan o empeoran, los médicos pueden reducir la dosis, recomendar formas de controlar los efectos secundarios o recetar un antidepresivo diferente. No deje de tomar un antidepresivo sin la ayuda de su médico. Dejar de tomar antidepresivos abruptamente puede empeorar los síntomas.

Entonces, ¿los antidepresivos son seguros para los niños? Sí. Siempre que siga los consejos de su médico y supervise de cerca a su hijo, debería poder usar antidepresivos para tratar sus problemas de salud mental de manera segura.

Para más información, visite la página de UPMC Children’s Hospital of Pittsburgh.

Visite nuestro sitio web para encontrar un médico cerca de usted.

Fuentes

Current Psychiatry, Antidepressants for Pediatric Patients. Link

National Alliance on Mental Illness, What to Expect from Your Medications. Link

National Alliance on Mental Illness, Fluoxetine (Prozac). Link

Current Problems in Pediatric and Adolescent Health Care, Antidepressant-Induced Activation in Children and Adolescents: Risk, Recognition and Management. Link

Acerca de UPMC

Con sede en Pittsburgh, UPMC es un proveedor de atención médica y aseguradora de renombre mundial. Operamos 40 hospitales y 700 consultorios médicos y centros ambulatorios. Estos están ubicados en el centro y el oeste de Pensilvania, Maryland, Nueva York y a nivel internacional. Empleamos a 4,900 médicos. Somos líderes en atención clínica, investigación innovadora y tratamientos de última generación. U.S. News & World Report clasifica constantemente a UPMC Presbyterian Shadyside como uno de los mejores hospitales del país en muchas especialidades. Además, clasifica al UPMC Children’s Hospital of Pittsburgh en su Cuadro de Honor de los Mejores Hospitales Infantiles de Estados Unidos.